miércoles, 29 de diciembre de 2010

Foro Cvltvs Deorvm

En motivo de poder establecer el diálogo entre paganos hispano-romanos y para poder dar a conocer a otros paganos nuestra espiritualidad, he creado un foro para todos aquellos que deseen participar.


¡Que los dioses bendigan nuestros esfuerzos por no olvidarles!


¡Gloria eterna a los dioses!

martes, 28 de diciembre de 2010

La religión romana y el Inframundo

La muerte es algo que a todos nos llega tarde o temprano. La religión romana, al igual que otras religiones paganas, está muy centrada en la vida y en como vivir ésta plenamente. Aún así, los romanos tenían sus creencias de lo que pasaba al morir. Estas creencias como podréis observar son casi las mismas creencias que existían en el mundo griego. No hay que olvidar que la mitología griega fue asimilada y adoptada en casi toda su totalidad por parte de los romanos y por ello sus creencias son prácticamente las mismas.

El Inframundo

Al morir, las almas de los difuntos se dirigen al inframundo, lugar gobernado por el dios Plutón. Una vez allí, los muertos se encuentran ante la laguna Estigia y con el barquero Caronte, el encargado de hacer cruzar las almas al otro lado de la laguna. Para poder cruzar, Caronte debe recibir una moneda que se les deja a los difuntos debajo de la lengua. No importa la moneda que es, lo que importa es que se vea como se cumple con la obligación que se tiene con los dioses. Una vez pasada la laguna, los muertos se encuentran con Cerbero, el perro de tres cabezas de Plutón. Este no les será hostil, puesto que tan sólo ataca cuando las almas intentan salir sin permiso.

Una vez llegado a los infiernos, el alma es juzgada por un tribunal formado por Minos, Radamantis y Éaco. Una vez allí se juzga al presente y se le manda a uno de los tres destinos posibles: si el difunto ha sido justo, un soldado noble o un héroe se dirigirá a los Campos Elíseos, lugar reinado por Saturno,donde gozará de la dicha eterna. Allí Si no se ha sido ni bueno ni malo, el muerto irá a parar al Asfódelos, un lugar donde vivirá una versión fantasmal y gris de la vida terrena. Pero si el muerto ha sido cruel y malvado, su alma irá al Tártaro, un abismo sombrío lleno de tormentos que sufrirá en castigo a sus acciones.

Respecto a la reencarnación y la religión romana

Enlazando con el tema de la muerte y el Inframundo está el tema de la reencarnación. Originalmente no hay evidencias de que la reencarnación fuese una creencia común en el mundo romano, aún así, se pensaba que a veces Plutón o Proserpina, su mujer, podían escoger almas para que fuesen devueltas al mundo de los vivos y pudieran vivir de nuevo. Ante esto, personalmente opino que los misterios de la muerte son cosa de los dioses, ya viajaremos al Inframundo cuando nos toque y, si hay que volver, ya seremos llamados de nuevo. Que las almas que han viajado bajo tierra este año encuentren bien su camino.



domingo, 26 de diciembre de 2010

Lo hispano en mi religión

Este artículo, a diferencia de los anteriores, es de pura opinión y como tal, totalmente debatible.

El paganismo que yo sigo es el paganismo hispano-romano, que se basa en la reconstrucción de la religión romana practicada en la Hispania antigua. El porqué sigo esta tradición pagana y no otra es una cuestión de nativismo.

El paganismo es una forma de espiritualidad ligada a la tierra y sus ciclos. Sentimos la tierra como algo sagrado y sabemos que lo divino no es algo lejano, es palpable en la naturaleza que nos rodea. Todo el que haya trabajado la tierra sabe que ésta no es la misma en un lugar que otro, hay tierras más nutricias, más pobres, más propicias, menos agradecidas... Esto hace que cada tierra, cada pueblo que ha surgido de su trabajo, sea distinto el uno al otro. Como paganos vemos estas diferencias en nuestros dioses y en nuestras costumbres, y esto hace que nuestros dioses y nuestras costumbres sean las que nos identifiquen. Y aquí viene algo importante, el pagano no ve en sus dioses la superioridad de los del resto, puesto que sabe que su tierra y la de otra persona son diferentes, tienen diferentes características y cualidades, pero no deja de ser el mismo suelo que pisa y pisará en todo el planeta. Esta forma de sentir es lo que me ha llevado a mi forma de espiritualidad, mi paganismo, mis dioses. Mi tradición es la de mi tierra, la de mis ancestros.

Soy catalán y vivo en una tierra puramente mediterránea. Catalunya antiguamente estuvo habitada por los íberos, tribus de origen incierto con cultura, escritura y formas de vida propias. Con la llegada romana entre los siglos III i II a.C, esta tribus fueron rápidamente romanizadas y actualmente sabemos muy poco de ellas. Desde entonces y hasta la caída del imperio, Catalunya fue tierra romana, de ahí el motivo que el paganismo que sea pagano hispano-romano.

Hasta ahora me he centrado mucho en la parte romana de mi religión dejando de un lado la hispana. Entonces muchos se preguntaran, ¿por qué entonces es pagano hispano-romana? ¿no es sólo pagano romano? La respuesta es que soy un pagano hispano-romano porque también acepto las influencias que hubo en el culto en mi zona, pero éstas no son casi apreciables en la zona de Catalunya.
Hay otras zonas de España romanizadas que ya tenían una cultura fuertemente arraigada y que dejó su huella, como por ejemplo Galicia y Asturias. Ambas zonas poseían unas tribus celtas con dioses propios que sí influyeron, fiestas que se siguieron haciendo y hubo varios sincretismos entre dioses. Si hay algún pagano hispano-romano por esa zona, seguramente su paganismo tendrá muchas características celtas y no tendrá ningún problema en rezar a los dioses, tanto celtas como romanos, de los ancestros del lugar. Hay que tener en cuenta el hecho de que una de las características más destacables de la religión romana era su permeabilidad con el resto de creencias. Los romanos no tenían ningún problema en creer en la existencia de otros dioses ni tenían problemas en rendirles cultos para que éstos les fueran propicios. Hay que tener en cuenta que hablamos de una religión politeísta y, por lo tanto, con una visión múltiple de la divinidad y del mundo.

En Catalunya, a diferencia de otras zonas españolas, las tradiciones paganas propias, es decir, no exportadas, son bastante difusas. Tenemos tradiciones como la del Tió, la celebración de San Juan y Todos los Santos que tienen su origen en tradiciones paganas; también tenemos una mitología propia de genios y hadas, entre las que destacan las dones d'aigua, follets, gegants... Todas esas fiestas e historias son las que conservamos, pero no tenemos dioses propios conocidos ni nada que se le parezca ya que somos un pueblo de origen románico. Por ese motivo las influencias en mi paganismo no son muy destacables, celebro las fiestas propias del calendario romano, sigo las del calendario pagano catalán, si es que se le puede llamar así; honro a los espíritus que habitan por estas tierras y honro a los dioses y a mis ancestros.

Me gustaría que aquellos que se consideren paganos comentaran cómo la zona donde viven influye en su forma de ver su espiritualidad, si es que influye, y que cuenten como sienten el paganismo. Puede ser interesante como personas con un mismo sentimiento pagano tienen tradiciones distintas a pesar de vivir a unos kilómetros.


¡Que los dioses nos bendigan por seguirles a pesar del tiempo y la historia!

lunes, 20 de diciembre de 2010

DIES NATALIS SOLIS INVICTI

Hoy, y en celebración del nacimiento de nuestrodios Sol Invictus, dedico una entrada a este dios y a la celebración de su día.

SOL INVICTUS: El dios Sol


Originalmente, el dios Sol, llamado también Sol Indiges, era un dios agrícola de poca importancia que en época imperial adquirió notoriedad. Asimilado al dios griego Helios, adquirió sus atributos: se le suele representar como un hombre hermoso coronado con una aureola de luz y conduciendo una cuádriga tirada por cuatro caballos que atravesaba el cielo todos los días. En épocas posteriores, el dios Sol también fue parcialmente asimilado con Apolo por ser éste el dios de la luz. Esta asimilación nunca fue total y siempre se les consideró dioses diferentes, porque Apolo es un dios solar, no el dios Sol.
En época Imperial el dios Sol adquirió el epíteto de Invictus y fue considerado uno de los dioses más importantes.

Las fechas dedicadas al dios Sol eran las siguientes:

-En la Roma Imperial se estableció el 25 de diciembre como el Dies Natalis Solis Invicti, el día del nacimiento del dios.

-El día 11 de enero, uno de los dies agonales, se sacrificaba un carnero en su honor.

-La feria del Sol Indiges y la dedicación en el templo Quirinal se celebraban el 8 y el 9 de agosto.


El dios Sol regresa un año más para otorgarnos sus favores y nos asegura que la luz volverá a iluminar nuestras casas, nuestros campos y nuestros corazones.

Hoy, 25 de diciembre, es un día para honrar al dios, agradecerle todo lo que nos ha traído este año y pedirle que no nos falte su calor y cobijo el que viene.

¡SALVE GLORIOSO SOL INVICTUS!

¡SALVE DIOSES!



domingo, 19 de diciembre de 2010

La oración en la religión romana

Orar es un acto universal de todas las religiones teístas. Se reza para pedir el favor de una determinada divinidad, ser escuchados por ella y, en determinadas ocasiones, pedirles su intervención directa en asuntos humanos.
La religión romana tiene la característica de ser muy ritualista y a las oraciones, tanto antiguamente como ahora, debían cumplir unos requisitos determinados. Para los romanos rezar era entrar en contacto con la divinidad y, por lo tanto, era necesaria la atención de ésta. Para ello, toda oración romana debía adecuarse a una norma general, que podía presentar algunas variaciones dependiendo de la finalidad específica de la oración.

Los pasos para elaborar una buena oración son:

1- Invocación de la divinidad correspondiente:

Hay que nombrar a la divinidad correspondiente y acompañar el nombre de sus epítetos y denominaciones menores, a veces también se nombraba el lugar de procedencia de la divinidad.
A veces, cuando el ejecutor quería asegurarse de ser escuchado y temía haberse olvidado alguna apelación significativa del dios o diosa determinado añadía la siguiente fórmula: sive quo alio nomine te apellari volveris (o con cualquier otro nombre que quieras ser llamado).
Cuando no se está seguro de la naturaleza del dios que se quiere invocar, o se desconoce el dios que se encarga de un determinado asunto, se usaban fórmulas más generales del tipo: Invoco al dios responsable de... También se añadía a veces la coletilla de "y a todos los otros dioses y diosas", de esa manera el ejecutor se aseguraba que su plegaria llegaría a la divinidad correspondiente.

2- Formulación del ruego

Una vez llamado al dios, diosa o dioses pertinentes, se pasa a concretar la plegaria. Para ello, los romanos solían utilizar la acumulación de verbos de significado análogo dispuestos en estructuras bipartitas o tripartitas. Esto tenía como objetivo llamar la atención de los dioses.

3- Justificación del dios o dioses escogidos

Para justificar al dios o dioses escogidos y disfrutar de su benevolencia, los romanos solían nombrar las cualidades y aptitudes del dios o nombraba alguna de sus actuaciones anteriores. De esa manera, queda demostrado que el dios no ha sido llamado en vano y se insiste en que es plenamente competente y que, por lo tanto, tiene la posibilidad de otorgar su favor si así lo desea.

4- Petición

Se hace la petición que se desea que puede ser de cualquier tipo, desde una necesidad puntual hasta una demanda genérica, pasando por la prevención de desgracias y la canalización del mal hacia otra persona.

Ejemplos de oraciones romanas:

Oración dirigida a diversos dioses para velar por la salud del Imperio:

"Oh, Jupiter Capitolino y tú, Marte Gradivus, que fundastes y sostienes el nombre romano, y tu, Vesta, custodia de los fuegos perpetuos, y vosotros, númenes, todos los que seáis, que hayáis alzado la grandeza del Imperio romano a lo alto del universo, a todos vosotros, en nombre del Estado, os pongo por testimonios y os suplico: guradad, conservad y proteged este Estado, esta paz, este príncipe, porque, después de una larga vida entre los hombres, le sean concedidos los sucesores más responsables posibles, y de un tipo que puedan sostener el polvo del imperio del mundo que es suyo, como él lo habría sostenido."

Veleyo Paterculo, Historia romana 2, 131.

Oración dirigida a la Luna:

"Tú, diosa, honor de los astros y vigilante de los bosques, hija de Latona, hazte presente y ayuda a nuestra empresa. Si mi padre Hirtaco llevó en algún momento a tus altares alguna ofrenda, si yo mismo con mis cacerías te he engrandecido, o las colgué en tu vuelta o las clavé en tus techos sagrados, permíteme dispersar este grupo de gente y dirige mis dardos a través del aire."

Virgilio, Eneida 9, 404-409

Oración dirigida a Plutón para maldecir (esta oración era llamada defixio):

"De la misma manera que el muerto que és aquí sepultado no puede hablar ni conversar, así muera también Rodine, la que vive en casa de Marco Licinio Fausto, y no pueda hablar ni conversar. De la misma manera que el muerto no ha estado aceptado ni por los dioses ni por los hombres, así tampoco lo sea Rodine, la que vive en casa de Marco Licinio, y que tenga tan poco salud como el muerto que es aquí sepultado. Padre Plutón, te encomiendo a Rodine, para que siempre le caiga mal a Marco Licinio Fausto."

Lámina de plomo, resto arqueológico.


Como se puede ver en los ejemplos, las pautas para la oración se siguen, pero el orden y determinados pasos se relativizan. Personalmente, creo que lo importante es seguir las pautas todo lo que se pueda pero sin obsesionarse. Lo que buscaban los romanos era la atención de los dioses, y si nuestras plegarias son sinceras y de corazón, probablemente ya nos presten atención.

OBSERVACIONES A LA ORACIÓN ROMANA:

1- Los gestos

En la religión romana está expresamente prohibido cruzar los dedos y/o juntar las manos para orar. Los gestos propios son los siguientes:

-Si se reza a dioses celestes se levanta la palma de la mano derecha abierta con los dedos juntos y la vista al cielo. Si se hacen libaciones, se hacen siempre con la mano derecha y se echan sobre el fuego del altar para que la esencia de lo ofrecido ascienda.

-Si se reza a dioses terrestres se dirige la palma de la mano derecha abierta al lugar al que pertenece la divinidad: un bosque, un río, el mar... Si se hacen libaciones, se hacen siempre con la mano derecha y se vierten o sobre el fuego o sobre el terreno.

-Si se reza a dioses infernales o a los dioses Manes, se sostiene la palma de la mano derecha hacia el suelo o se sostiene sobre el fuego del altar con la palma hacia abajo. Si se hacen libaciones, se les hacen siempre con la mano izquierda manteniendo la derecha con la palma de la mano hacia abajo o sobre el fuego. Los líquidos se vierten sobre un agujero hecho en el suelo.

Se pueden levantar ambas manos si se desea al rezar.

2- Ofrendas:

A menudo, y para congraciarse con las divinidades, las oraciones van acompañadas de ofrendas. Estas ofrendas se pueden hacer en forma de vino, miel, alimentos, flores... Estas suelen entregarse tras finalizar la petición a forma de regalo al dios o dioses invocados.




jueves, 16 de diciembre de 2010

Pax Deorvm

Llegamos a la Saturnalia y se acerca el fin de año, y como pagano Hispano-Romano me toca revisar uno de los conceptos más importantes de mi fe: la Pax Deorvm.

La Pax Deorvm es la paz que se establece con los dioses si nosotros cumplimos minuciosa y sistemáticamente todas las prácticas pertinentes. El seguir fielmente los ritos y los deberes religiosos siempre ha sido recompensado por los dioses, y así lo creían nuestros antepasados romanos. Ellos creían que la fidelidad divina les había permitido crear expandir su Imperio y que si seguían devotamente las tradiciones, Roma sería imperecedera:

"Así pues, no tiene que resultar sorprendente si en todo momento la pertinaz indulgencia de las divinidades ha velado por hacer crecer y proteger este imperio en el cual e incluso los detalles más insignificantes de la práctica religiosa han estado siempre objeto de un cuidado extremadamente escrupuloso. Efectivamente, nuestra ciudad no ha querido nunca mantener los ojos apartados del cumplimiento exacto y riguroso de las ceremonias de culto."

Valerio Maximo, Hechos y dichos memorables 1,1,8


¿Y cómo se mantiene exactamente la Pax Deorvm? A mi entender, y como pagano del siglo XXI, la Pax Deorvm es algo que se mantiene y se crea mediante dos conceptos: la fidelidad y el agradecimiento.

Hay que ser fiel a la tradición a la que pertenecemos, sea ésta la que sea. Muchos paganos hoy en día viven en un mar inconstante de prácticas y creencias que lo único que demuestra es que su fe no es algo sólido. Ésto, a mi parecer, no es de agrado a los dioses. Alguien que se considere pagano debe ser fiel a las tradiciones a las que se adhiera. Como pagano hispano-romano debo ser fiel a mis dioses, a las antiguas costumbres, a mis antepasados y a mi calendario festivo propio. No debo dejar de lado nada porque al fin y al cabo eso forma parte de mi tradición, es algo que me identifica y que a los dioses les agrada que sea así. Si adopto costumbres ajenas, por ejemplo costumbres hispanas, puedo seguirlas siempre y cuando siga siendo fiel a lo que ya era fiel anteriormente. Los romanos adoptaban costumbres foráneas pero aún así seguían siendo fieles a las propias. No puedo pretender dar saltos ni hacer que los dioses me sirvan, es precisamente todo lo contrario, yo sirvo a los dioses y ellos me recompensan por ello.

El otro concepto importante que yo considero es la gratitud. Ser agradecido es algo que es de vital importancia en mi fe. Cuando rezas a un dios y este te concede su favor, el agradecer mediante libaciones, ex votos, altares y ofrendas a ese determinado dios, es un algo que no se debe olvidar. Si agradecemos lo que pedimos, estamos demostrando que les tenemos en cuenta más allá de las circunstancias difíciles y que somos verdaderos creyentes. Un pagano que agradece algo a su divinidad está siguiendo la antigua tradición del do ut des, te doy algo para que tú me des algo.


Como paganos debemos seguir las tradiciones y estar agradecidos de los bienes y dones que nos otorguen los dioses. Es fácil sucumbir ante el descuido, pero no debemos hacerlo. El día que Roma olvidó a los dioses y adoptó la creencia del crucificado, un Imperio estaba firmando su caída inminente. Los dioses no nos abandonan, somos nosotros que les olvidamos.


jueves, 9 de diciembre de 2010

Presentación

Actualmente el paganismo tiene múltiples manifestaciones religiosas: celtismo, ásatrú, wicca, druidismo, brujería tradicional... Todas esas formas intentan, de alguna manera u otra, ser lo más fieles a su pasado, retornar a sus orígenes, y yo en esta página es lo que voy a hacer.

Tras estudiar los orígenes paganos de la península Ibérica, me he encontrado con una variedad de cultos que me ha asombrado gratamente, ya que podemos considerar la península Ibérica un "foro" de culturas antiguas único en el mundo. En nuestra tierra ha habido celtas, íberos, romanos, fenicios, griegos, godos, celtíberos... Gozamos de un pasado pagano cultural riquísimo.

En esta página yo voy a intentar plasmar y mostrar mis orígenes como pagano hispano-romano y voy a difundir información sobre esta rama del paganismo tan poco conocida por el momento. Considero que mis ancestros fueron paganos romanizados de diversas partes de la península y voy a intentar rendirles los honores que se merecen.

Esta página irá creciendo poco a poco, para que así lo que crezca sea de buena calidad.


¡Que los dioses bendigan mis esfuerzos por no olvidarles!

AVE IUPITER