¿Qué es el Paganismo H-R?

El paganismo hispano-romano, al que he dedicado este blog, es el conjunto de creencias paganas romanas importadas a la península Ibérica tras el proceso de romanización. 





La religión romana en sus orígenes rendía culto a los numina, fuerzas sobrenaturales que regían un realidad concreta de la vida o una actividad determinada. Para los romanos la divinidad de los numina se manifestaba por doquier, cualquier cosa tenía un numen asociado. Con el paso del tiempo, muchos numina fueron divinizados y pasaron a ser los dioses romanos que conocemos hoy en día: Iupiter, Saturno, Liber, Marte, Minerva, Venus...






El culto romano era un conjunto de creencias pragmáticas y permeables. Al tener unas creencias politeístas no era extraño que los romanos adoptaran dioses foráneos y les rindieran culto. Este hecho se refleja en el paganismo hispano-romano en el culto a divinidades locales como Epona, Ataecina, Lugus, etc; así como en la adopción de ciertas costumbres y festividades.


Como heredero de las tradiciones romanas, el paganismo hispano-romano rinde culto a los dioses manes y lares y sigue el calendario festivo romano.








Todas estas prácticas están acondicionadas a la sociedad actual. El paganismo hispano-romano no podría practicarse tal y como se practicaba originalmente, puesto que la sociedad y sus costumbres han cambiado y el culto ha tenido que cambiar con ellos. Adaptamos nuestras prácticas intentando ser lo más fieles a nuestros ancestros, pero sin olvidar que vivimos en el siglo XXI.


Prácticas y creencias en el paganismo hispano-romano:


La Pax Deorvm


La oración


El lararium, el culto doméstico


Votos, promesas, ofrendas y sacrificios (Parte I)


Votos, promesas, ofrendas y sacrificios (Parte II)


Las creencias tras la muerte